I

70 Años de la Promulgación de la Declaración Universal de Derechos Humanos

Han pasado 70 años desde que la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó la Declaración Universal de Derechos Humanos. 70 años desde que se reconoció que nosotros como seres humanos valemos lo mismo, pero sobre todo, tenemos los mismos derechos sin importar nuestra raza, color, religión, orientación sexual, género, opinión, etc… Somos humanos y como tal ante los ojos del mundo somos merecedores de esto.

Llamar a nuestros niños, niñas, adolescente y jóvenes agentes de transformación o defensores de los derechos humanos es un desafío continuo. Sin embargo, es de suma importancia escuchar lo que ellos miran desde su realidad para así poder llevar este mensaje y comenzar con el cambio.

Ante la importancia de este aniversario, nos gustaría recordar que como Maristas levantamos la voz y permitimos que nuestra gente hable y sea escuchada para que el cambio exista. En esta ocasión, tuvimos la oportunidad de cumplir este objetivo en Nueva York y en Ginebra al participar en distintos eventos de las Naciones Unidas promoviendo los derechos humanos.

Recordemos que este año tuvimos la oportunidad de participar en el Foro Político de Alto Nivel (Busca más información en https://bit.ly/2LqriwP) que es la principal plataforma de Naciones Unidas para el seguimiento y la revisión de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. ¿Quiénes fueron nuestras participantes? Sofía Toro (Chile) en 2017 y Mariana Díaz junto con Nadia Lomelí (México) en 2018, las cuales llevaron a este foro las voces de miles de jóvenes Maristas de América Latina recogidas desde el 2013.

Y en Ginebra, donde 1.700 niños y jóvenes Maristas lideraron elComité de Derechos del Niño de Naciones Unidas (Para saber más ve a http://maristas.mx/?p=792) con Camila Álvarez (Chile), Gabriel dos Santos y Pedro Gouvea (Brasil)

El camino para que las voces de nuestros niños, niñas, adolescentes y jóvenes sean escuchadas es aún largo. Pero seguimos soñando y cumpliendo estas metas que nuestra Buena Madre nos encomendó.

Gracias a aquellos jóvenes que usaron su voz para la defensa de los derechos humanos. Gracias a los equipos detrás de ellos que les permitieron llegar a estos foros tan importantes. Y gracias San Marcelino Champagnat por sembrar el sueño de un mundo mejor para nuestros niños y niñas. Como Maristas, ¡todos somos agentes de cambio!

previous arrow
next arrow
ArrowArrow
Slider

Trackback from your site.

Leave a comment

You must be logged in to post a comment.