I

Valores

  1. Presencia: Valor que nos mantiene atentos a las necesidades de nuestros estudiantes ya que brindamos un tiempo, más allá de nuestra dedicación profesional. Establecemos relaciones basadas en el afecto, creamos oportunidades para involucrarnos en sus vidas y acogerlos a ellos, en las nuestras.
  2. Sencillez: Valor por el que manifestamos nuestras relaciones interpersonales, siendo éstas, auténticas, directas y honestas, fruto de la unidad entre pensamiento y corazón, carácter y acción, respetuosas de la dignidad y de la libertad de las personas.
  3. Espíritu de Familia: Valor con el que nos relacionamos, como miembros de una familia que se ama, basamos nuestro ambiente de trabajo, en el espíritu de responsabilidad compartida y a la vez, de autonomía responsable. Mantenemos un compromiso firme, de construir comunidad, con quienes se relacionan con nuestra institución.
  4. Amor al Trabajo: Es una característica propiamente Marista, ya que nos hace ser fieles en lo que hacemos, aplicando estrategias de mejoramiento profesional, fomentando la dignidad del trabajo, a través de la creatividad, autoestima y perseverancia; promoviendo el espíritu de cooperación a través del trabajo en equipo, aprovechando el tiempo y haciendo buen uso del talento.
  5. Amor a Jesús por María: Nos da identidad, ya que nuestro centro es la educación cristiana; hacemos vida las actitudes que reconocemos en María, modelo perfecto del educador Marista: respondemos con fe al llamado de Dios en nuestra vocación, maravillándonos de la grandeza de su Obra, permitimos que nuestros estudiantes desarrollen su propia personalidad, asociados a María, para hacer nacer a Jesús en sus corazones.
  6. Solidaridad: El hacer comunidad para poder ser solidario con los demás, es lo esencial. Es una de las características maristas que más se practica día a día, es una muestra clara de la sencillez, reflejada en la ayuda que brindamos, ante cualquier situación, pero siempre para un bien común.