I

Presentación

Queridos Hermanos y Laicos, Maristas de Champagnat de la Provincia Marista de México Central:

Agradezco profundamente a Dios la oportunidad de presentar a ustedes el documento Modelo Educativo Marista de México Central. Han sido muchas las personas, largo el tiempo de elaboración, intensa la recopilación de información, pero sobre todo de experiencias que conforman y encarnan en nuestro actual contexto las grandes intuiciones que Marcelino Champagnat y los primeros hermanos comenzaron hace casi doscientos años. Ha sido un trabajo arduo el articular en un documento los orígenes de la Congregación de Hermanos Maristas, las teorías y enfoques pedagógicos, teológicos y pastorales que inspiran nuestro trabajo diario, así como las herramientas y programas que concretizan tanta riqueza.

Como herederos de una valiosa y vasta tradición educativa, nos sentimos llamados a continuar la hermosa misión que nos ha sido encomendada, poniendo nuestro “granito de arena” para la construcción de un país más fraterno, más justo, más solidario, preocupado y ocupado para que todos sus habitantes tengan oportunidad de una vida digna. ¡Qué privilegio se nos ofrece de colaborar en su desarrollo, en la configuración del mejor sueño que podemos tener de nuestra Patria!.

El Papa Francisco en su reciente visita a nuestro país nos ha recordado que la principal riqueza de nuestro país son sus jóvenes. México tiene rostro joven y nuestro carisma se dirige a ellos:

“Pienso, y me animo a decir, que la principal riqueza de México hoy tiene rostro joven; sí, son sus jóvenes. Un poco más de la mitad de la población está en edad juvenil. Esto permite pensar y proyectar un futuro, un mañana. Da esperanzas y proyección. Un pueblo con juventud es un pueblo capaz de renovarse, transformarse; es una invitación a alzar con ilusión la mirada hacia el futuro y, a su vez, nos desafía positivamente en el presente. Esta realidad nos lleva inevitablemente a reflexionar sobre la propia responsabilidad a la hora de construir el México que queremos, el México que deseamos legar a las generaciones venideras. También a darnos cuenta de que un futuro esperanzador se forja en un presente de hombres y mujeres justos, honestos, capaces de empeñarse en el bien común, este «bien común» que en este siglo XXI no goza de buen mercado.” 

(Discurso en el encuentro con las autoridades, sociedad civil y cuerpo diplomático. México, febrero 2016)

Una palabra de agradecimiento profundo a todas las personas que han participado en la elaboración del presente documento: Alfonso de Jesús Ruiz de Chávez Estrada (Coordinador), José Eduardo Robles Uribe, Ofelia Ramírez Apan, H. Hugo Emerson Jiménez Solar, H. Juan Carlos Robles Gil Torres, María Estela Meza Puesto.

Que Santa María de Guadalupe nos acompañe, fortalezca e inspire nuestra presencia en medio de niños y jóvenes. Que como hijos de ella colaboremos en la consolación de su pueblo, en la sanación de sus heridas, en la construcción de un futuro mejor para todos. Que siga “dando a luz” en medio de nosotros a Jesucristo, de manera que las mejores propuestas de este documento se encarnen en nuestra historia. 

Con profundo afecto y agradecimiento,

Hno. José Sánchez Bravo

Provincial México Central